Mejoramiento de las condiciones de vida

Con frecuencia la gente de los conos vive el día a día. Ellos no tienen reservas financieras y por lo tanto no les sería posible realizar una reparación de la casa o hacer una adquisición. Como primer paso, la asistenta social visita a la persona y averigua su situación. Según las posibilidades del solicitante facilitamos un préstamo o una donación. El objetivo es siempre que los olvidados por la sociedad puedan sentir el amor de Dios con estas ayudas.